domingo, 18 de enero de 2009

La dualidad entre cuerpo y alma

"Teresa nació, por lo tanto, de una situación que devela brutalmente la irreconocible dualidad del cuerpo y el alma, de la experiencia humana esencial. Hace mucho tiempo, el hombre oía extrañado un golpeteo dentro de su pecho y no tenía idea de su origen. No podía identificarse con algo tan extraño y desconocido como era el cuerpo.
El cuerpo era una jaula y dentro de ella había algo que miraba, escuchaba, temía, pensaba y se extrañaba; ese algo, ese resto que quedaba al sustraerle el cuerpo, eso era el alma.


Hoy, por supuesto, el cuerpo no es desconocido; sabemos que lo que golpea dentro del pecho es el corazón y que la nariz es la terminación de una manguera que sobresale del cuerpo para llevar oxígeno a los pulmones. La cara no es más que una especie de tablero de instrumentos en el que desembocan todos los mecanismos del cuerpo; la digestión, la vista, la audición, la respiración, el pensamiento.
Desde que sabemos denominar todas sus partes, el cuerpo desasosiega menos al hombre. Ahora también sabemos que el alma no es más que la actividad de la materia gris del cerebro. La dualidad entre el cuerpo y el alma ha quedado velada por los términos científicos y podemos reírnos alegremente de ella como de un prejuicio pasado de moda.

Pero basta que el hombre se enamore como un loco y tenga que oír al mismo tiempo el sonido de sus tripas, para que la unidad del cuerpo y el alma, esa ilusión lírica de la era científica, se disipe repentinamente.



Milan Kundera, en "La insoportable levedad del ser"

8 comentarios:

Zimbon dijo...

Doy fe que este texto estaba en Borrador hace un tiempo, pero ahora que me doy cuenta, está bastante relacionado con esto:

http://pordecirloquepienso.blogspot.com/2008/01/distraccin.html

Un terapeuta por aqui,por favorrrrrrrrrrr
jeje...

Zimbon dijo...

El final no es Dolinesco???
Sea o no sea, Iguamlemnte es un curso intensivo de cómo se lleva un relato, se mantiene el hilo, engancha al lector, y remate contundente...
Gracias Kundera!

El Fantasma de Belgrano dijo...

Bueno, mencionás a Dolina y recuerdo que en alguno de sus libros dice algo así como que por más que podamos explicar científicamente lo que el alma es y la forma en que los mecanismos cerebrales actúan sobre ella, el alma seguirá ahí, muerta de risa.
Saludos.

Flo :) dijo...

woww.. me sorprendió.
la forma, las ganas de decirlo.
igual... hay que recontra reconocer las diferencias entre una cosa y la otra.
el cuerpo, el corazón, la mente, el alma...todos elementos distintos, separados,... pero unidos,
nos hacen, nos forman, nos contemplan.el alma.
esos "21 gramos" que nos sobran,, que dejamoscuando nos vamos..
eso que golpea adentro del pecho es el corazón. nos indic que estamos vivos, que respiramos, que esos 21 gramos, todabía nos pertenecen.
el alma también se enamora ;)

sino, no es amor del bueno.

ja.

besoss :)

FlO :)

Yo no soy Cindy Crawford!!! dijo...

Viste cuando algo te deja perplejo y a la vez convencido?
Siento q es tan cierto lo que dice, que quedé ahí, como confundida, sin saber qué decir.

Besos.

Zimbon dijo...

Fantasma: no recuerdo ese comentario de Dolina


Flor: me gustó eso, "que el alma también se enamora", claro que si...es requisito!


Cindy: a mi me pasó algo parecido,je! No es bueno que haya cosas que todavía nos dejen perplejos? A mi me gusta!

Luli dijo...

es imposible leer a Kundera sin un lápiz en la mano.
En mi blog también hay cosas de kundera y de Liniers, y de Cortazar... :)

Un beso!

Zimbon dijo...

Es cierto, mucha cita citable...
Me voy a dar una vuelta! saludos.