miércoles, 13 de agosto de 2008

La autoridad



En épocas remotas, las mujeres se sentaban en la proa de la canoa y los hombres en la popa. Eran las mujeres quienes cazaban y pescaban. Ellas salían de las aldeas y volvían cuando podían o querían. Los hombres montaban las chozas, preparaban la comida, mantenían encendidas las fogatas contra el frío, cuidaban a los hijos y curtían las pieles de abrigo.

Así era la vida entre los indios onas y los yaganes, en la Tierra del Fuego, hasta que un día los hombres mataron a todas las mujeres y se pusieron las máscaras que las mujeres habían inventado para darles terror.

Solamente las niñas recién nacidas se salvaron del exterminio. Mientras ellas crecían, los asesinos les decían y les repetían que servir a los hombres era su destino. Ellas lo creyeron. También lo creyeron sus hijas y las hijas de sus hijas.


Eduardo Galeano

6 comentarios:

estonoesvida dijo...

triste :(

Horacio dijo...

puta madre, nos salió el tiro por la culata

solopasaba dijo...

Se estará invirtiendo de nuevo la cosa? Ojo!

Eliana dijo...

Hace más o menos dos años presentaron un libro sobre un lugar de Oriente donde las mujeres tienen el "poder", no recuerdo su nombre pero sí su difusión por diferentes programas de tv.
Es interesante pensar el lugar que ocupamos como hombres y mujeres y los roles que cumplimos. Sin dudas, hay muchos mitos detrás de nuestros sexos.
La acumulación histórica, el traspaso de generación en generación y la eficacia de los discursos que se reproducen al infinito no nos permiten desmitificar nuestras prácticas sociales. Pensamos entonces, que esto es así y es impensable que cambie.
Saludos!

Zimbon dijo...

estonoesvida: más que triste, para mí es toda una descripción de alguna época de nuestra sociedad.

horacio: totalmente, y se nos vienen de nuevo!

solopasaba: idem! eso mismo...

eliana: quedan algunos pueblos matriarcales en oriente y aun en áfrica. Es muy cierto eso de como naturalizamos algunas costumbres al punto de no cuestionarlas y tomarlas como únicas.

LaMaga dijo...

Grandiosa "Era Matriarcal"!!! Sin embargo yo abogo por un mundo donde hombres y mujeres seamos iguales... ni matriarcado ni patriarcado: iguales.

P.D.: Muy bueno tu blog. En mi "época" no había blog's para eso estaban las paredes (no es que me sobren sotas sólo que no me llevo bien con la tecnología) Un abrazo