domingo, 7 de marzo de 2010

Distancias

Algunas veces, los límites entre la frontalidad y ser un hijo de puta, son tan finitos como los que existen entre la diplomacia y la hipocresía.

5 comentarios:

g. dijo...

Supongo que pusiste finitos de finos, pero pensaste que puede ser leído también en vez de finitos de fino como el de finitud; a veces los terminos son taaaan lindos.

Saludos.

Luli dijo...

Que fea la hipocresía.
Que bien expresado que está esto.

Besos y medialunas con jamón y queso.

Ivy dijo...

pppffff, la gente no está preparada para la "frontalidad", aunq la pida a gritos, cada vez estoy más convencida de eso

Flo :) dijo...

en cual caiste?

Natalia dijo...

jajaja son solo formas iguales de decir lo mismo provocando distintas consecuencias